Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Hunter's brotherhood. Cambio de botones, afiliacion elite
Sáb Mayo 18, 2013 5:20 am por Invitado

» IMPORTANTE - Sobre las fichas
Jue Nov 08, 2012 1:59 am por Eingel Yul

» Eloisse Aspurg [en proceso]
Miér Oct 31, 2012 1:54 am por Eloisse Aspurg

» Registro de empleo
Mar Oct 23, 2012 9:44 pm por Aïniriel

» Registro de avatar
Mar Oct 23, 2012 9:43 pm por Aïniriel

» Ficha de Aïniriel
Mar Oct 23, 2012 9:40 pm por Jon Winter

» Aerandir, el mundo desconocido. l Afiliación normal l
Mar Oct 23, 2012 10:28 am por Invitado

» Ficha de Jon Winter
Sáb Oct 20, 2012 10:07 am por Eloisse Aspurg

» Ficha modelo
Miér Oct 17, 2012 9:31 pm por Jon Winter

El contenido de este foro está sujeto a la licencia de Creative Commons. El plagio parcial o total de los personajes, los temas personales o cualquier otro dato perteneciente a los usuarios y a la administración será denunciado a foroativo.
Licencia Creative Commons

Ficha de Aïniriel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Aïniriel

Mensaje por Aïniriel el Lun Oct 22, 2012 8:13 am



Aïniriel


  • Nombre Completo: Aïniriel
  • Apodos: Anne
  • Edad: 3.286 años
  • Raza: Sirenas
  • Rango: Reina




Datos Generales


Ocupación: Reina sirena. Se encarga de que todo su reino viva en paz y armonía, así como del ejercicio de la justicia en caso de necesidad.
Lugar de residencia actual: Mares y océanos. No sale a tierra más que lo justo (motivos reproductivos principalmente).
Clase social: Alta.
Lealtad: Las sirenas no se rigen como los humanos, y suelen ser neutrales ante cualquier disputa entre estos y no toman partido a no ser que sus enfrentamientos las influyan de manera directa.
Familiares directos: Su madre, Elhoiden, falleció por su avanzada edad hace 1500 años, y su única hija, Aehnma, fue asesinada hace 500 años por el humano del que se había enamorado cuando descubrió su verdadera naturaleza.
Posesiones personales: La flor con la que a veces se prende parte del pelo; perteneció a su hija y es la única posesión de esta que le queda.
Otros datos: Como reina de las sirenas, usa un tridente como arma. Aunque guarda cierto cariño a esa arma, no es una posesión, sino más bien un préstamo que pasará a su sucesora el día que ella no reine..




Descripción Física


Como sirena, Aïniriel es grande aunque de formas finas y delicadas, y tiene la piel suave y con una tonalidad ligeramente azulada y pálida (seguramente porque apenas sale del agua, menos aún desde el fallecimiento de su hija). Tiene el pelo rojo como el fuego, lo que sin duda contrasta, además de con su piel, con sus hermosos e hipnóticos ojos, de un color azul violáceo que es la perdición de todos aquellos que la miran directamente. Su cola, llena de escamas perfectas y simétricas, es de un tono añil brillante, una verdadera preciosidad. En forma humana, Aïniriel tiene unas piernas muy largas y esbeltas, y carece de vello corporal a excepción de sus partes íntimas.



Descripción Psicológica


Desde que era pequeña, Aïniriel siempre fue educada para desconfiar de los humanos, fuera cual fuese su raza, debido a su naturaleza pasional y traicionera. Conforme fue creciendo, sus convicciones se hicieron cada vez más firmes, aunque también dejaba lugar a duda. Por ello, en el momento en que salió a tierra para concebir a su hija, decidió perdonarle la vida al hombre que le había dado su semilla. Sin embargo, todo atisbo de duda cambió cuando cayó al agua el cuerpo muerto de su hija, asesinada por enamorarse de un humano que no supo asimilar su condición. Desde entonces, Aïniriel se muestra tajante y estricta ante los humanos, incluso hostil, y hace todo lo que puede por mantener alejadas a sus súbditas de esa raza tan destructiva. .




Personalidad


Virtudes: Es una buena reina, justa y con el don de saber escuchar. No hace nada sin meditarlo mucho; al fin y al cabo, tiene tiempo de sobra.
Defectos: Rencorosa y vengativa, no ha perdonado a los humanos por el asesinato de su hija.
Gustos: Todo lo relacionado con el entorno marino. Peinarse sus rojos cabellos. Nadar a la luz de la luna.
Disgustos: Los humanos.
Miedos/Fobias: Que otra sirena vuelva a perecer víctima de las feroces garras de las bestias humanas.
Debilidades: Sus súbditas, a las que, a falta de hijas, quiere más que nada. Incluso se muestra sobreprotectora con las más pequeñas.



Historia


Aïniriel nació hace más de tres milenios, y desde el principio fue criada de forma estricta aunque cordial. En su educación, el principio de superioridad sobre los demás humanos, independientemente de sus razas, imperó sobre todo lo demás, aunque Aïniriel no podía evitar sentir sus dudas. Mientras tanto, iba creciendo, como toda sirena, convirtiéndose en una auténtica belleza, incluso para su raza. Por ello, su madre vivió con gran alegría el día de que cumplió mil años, cuando, oficialmente, ya era considerada una sirena adulta. Siempre recordará la sonrisa que le dirigió su madre la primera vez que sacó la cabeza del mar, una hermosa y tranquila noche de luna llena. Todo era tan hermoso… pero todo cambió de repente, nada más dirigirse a la arena y poner sus pies sobre ella. Era seca, fría, y el aire hacía que arañase. Era molesta. La Mirada de la gente también era molesta; no apartaban la Mirada de su hermoso cuerpo desnudo. Tampoco podrá olvidar la mirada de decepción de su madre aquella noche, cuando regresó a casa, al mar, apenas unos minutos después de haber salido a tierra. No le gustaba aquello. El mar siempre había sido su hogar, su mundo. Y siempre lo sería.
Tuvieron que pasar algunos años para que Aïniriel volviese a salir a la tierra. Aquella vez no hizo falta que su madre la instigase demasiado: sus amigas de la infancia habían dado a luz recientemente, y Aïniriel se sentía sola, pues sus amigas, pendientes siempre de sus crías, nunca tenían tiempo para ella. Entonces tuvo lugar su segunda expedición a tierra, en plena luz del día. En ningún momento la decisión se esfumó de su rostro. Después, el proceso fue simple: un pescador la vio desnuda en la orilla y Aïniriel le vio y se dirigió hacia él sin cubrirse el cuerpo; no iba a necesitar ninguna cubierta para lo que iba a hacer. Por su parte, el hombre permaneció petrificado mientras veía a aquella mujer colosal cada vez más cerca de él, y más y más,… Siempre recordaría aquel momento como el único bueno de su excusión en tierra. Entonces, con la tarea culminada, las dudas la embargaron. Se suponía que tenía que ahogar a ese hombre en el agua, sacrificarlo para entregar al dios del Mar una vida como tributo a la que acababan de crear,… pero fue incapaz. ¿Realmente merecía la pena? De modo que regresó al mar, ante la atónita Mirada del pescador, que no podía dejar de frotarse los ojos mientras la veía aleteando con su cola de sirena contra las olas…
El momento en que nació su hija fue el más feliz de su vida, y así los años siguientes. Pasaron siglos y siglos hasta que la desgracia volvió a llegar a su vida. Primero, con la muerte de su madre, a los 4.899 años de edad, a falta de dos días para su cumpleaños. Su muerte era esperada, pero no por ello resultó menos dolorosa. Pero el peor golpe se lo llevó quinientos años después, cuando, una noche que su hija salió a tierra, vio una sombra oscura cerniéndose sobre su civilización. Al principio ninguna sirena supo de qué se trataba y esperaba la llegada del fardo con curiosidad y temor a partes iguales… pero una locura enfermiza tomó posesión de Aïniriel cuando reconoció el joven e inocente rostro de su hija. La reina sirena de entonces no tardó en descubrir qué había pasado, y entonces Aïniriel decidió vengarse. Se dio cuenta, cuando le quitaba la vida a aquel desgraciado, que su madre siempre había tenido razón: los humanos eran el Mal, y había que vivir alejados de ellos para mantenersen a salvo.
Durante los años siguientes, Aïniriel sobrellevó la soledad lo mejor que pudo. Nunca estaba sola, pues la colonia nunca la dio de lado, pero ella no podía evitar sentirse así. Le habían quitado lo más sagrado en su mundo, ¿y por qué? Todos por las ridículas convenciones de los humanos…
Entonces pasó algo inesperado: la reina sirena fue encontrada muerta en unos arrecifes, ahogada sin querer por estos. Todas las sirenas se reunieron en asamblea para intentar llegar a un acuerdo sobre quién debía ser la nueva reina. Y, poco menos de un siglo después de su convocación, Aïniriel fue elegida reina y recibió el tridente que la acreditaba como tal. Desde se día, hasta el presente, Aïniriel se ha convertido en una líder justa y fuerte, y ajena a los conflictos de los humanos, pero no ha podido olvidar el daño que estos le hicieron hace algunos siglos…

Copyright Little Wonka © All rights reserved

avatar
Aïniriel
Sirena Reina
Sirena Reina

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 12/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Aïniriel

Mensaje por Jon Winter el Mar Oct 23, 2012 9:40 pm

¡FICHA ACEPTADA!

Un placer tenerla entre nosotros, Majestad.





Jon Winter
A bastard of two worlds
avatar
Jon Winter
Lider de los renegados
Lider de los renegados

Mensajes : 276
Fecha de inscripción : 10/05/2012
Edad : 26
Localización : Palacio del Norte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.